Lo diré una vez más: no me gustan los tebeos de superhéroes. Me parecen absurdos, ridículos e infantiles. Por mucho que quieran hacerlos adultos y modernizarlos, por mucho evento insensato y reboot sacacuartos que inventen, por mucho blockbuster repetitivo y aburrido que lleven al cine, siguen siendo tipos en pijamas de colorines lanzando rayos por la punta de los dedos porque les cayó encima una piedra celeste cargada de energía dixanmegapearls. Absurdos, ridículos e infantiles. Un chaval de los sesenta se podía quedar embobado con Jack Kirby por sus splah pages espectaculares, acción desbordada y anatomía descoyuntada. Tiene su justificación. Pero que un cuarentón en pleno siglo 21 amontone grapas con las tetas de Power Girl y la hipertrofia del Capitán América… por favor. Como con el fútbol, los superhéroes es un género que me repele por lo que es, por lo que representa, por la relevancia suprema que se le da y por todo lo que lo rodea. Exagero. Aborrezco el fútbol con toda mi alma, me asquea.

No sé si a Eric Stephenson le pasa lo mismo que a mí o si es justo lo contrario. No sé si le gusta tanto el género que ha decidido homenajear a las dos grandes editoriales y escribir su propia versión, o si le parece tan tonto y anquilosado que les está enmendando la plana acerca de cómo deberían hacer las cosas, poniéndolas delante de sus propias contradicciones y sacando algo de provecho de todo eso. Quizá sean las dos cosas. Con Nowhere Men dio su propia visión de Los Cuatro Fantásticos. La serie quedó truncada hasta hace nada por la profunda depresión de su dibujante, pero dejo tan buen sabor de boca que el siguiente título que ha producido, No Son como Nosotros, se esperaba con ganas. Supone una revisión de la Patrulla X. Mansión, entrenamientos y Profesor Xavier incluidos en el lote. Warren Ellis ya apuntó algo en esa misma línea con FreakAngels, pero Stephenson lo explora en toda su profundidad y con todo su propósito. Es coherente: ni estos mutantes no son tan altruistas y ni su mentor es tan bienintencionado. El dibujo, reminiscente de Paul Pope, es sencillamente abrumador y su seña de identidad, las divertidísimas referencias continuas al britpop, en esta ocasión se centran en uno de los supervivientes más revoltosos del movimiento, Manic Street Preachers. Así, sí.

No Son como Nosotros.
Edición original: They're Not like Us, Image Comics 2014-presente.
Guión: Eric Stephenson.
Dibujo: Simon Gane.
Color: Jordie Bellaire.
Traducción: Ernest Riera.
Realización: Vanessa Cabrera.
Norma Editorial 2016.