Basta con mirar una foto de Ales Kot para darse cuenta de que es un jovencito engreído, pagado de sí mismo, convencido de que sabe mucho más que tú y de que su misión en la vida es abrirte los ojos a la verdad, de que piensa que su existencia es necesaria para iluminarte con la revelación. No es un guionista de cómics, es una estrella del rock and roll. O eso se cree. Y por eso nos ha fustigado con Niños Salvajes y El Cambio, dos tebeos insoportables y altamente odiosos, con unos planteamientos tan ambiciosos que se pierden en sus propias pretensiones y en los que copia descaradamente a su maestro, Grant Morrison, otro que tal baila.

Y entonces llega Zero, una adictiva historia de espías perfectamente orquestada, intrigante, con viscerales escenas de acción que te dejan paralizado, ambientada en un fascinantemente trenzado futuro cercano y que le da mil piruetas al género. No sólo eso. Se muestra también inteligentemente concernido por los tiempos modernos, sus transfondos políticos y las plagas que nos sacuden. Su mirada es incisiva, analítica y nada superficial. Además, con cada capítulo descubre a una miríada de dibujantes nuevos muy interesantes y completamente diferentes a lo que el cómic de cualquier tipo nos tiene acostumbrados hoy en día. Un glorioso viaje a un parque de atracciones, vaya. Hasta que llega a su arco final. Kot no podía evitar demostrar lo mucho que sabe y lo mucho que ha leído, tenía que volver a intentar cambiar el mundo a través de un tebeo, sin importarle dejarse cabos sueltos o hacerlo por tocar las narices. El lector que no tenga ni pajolera idea de quién es William S. Burroughs, de los motivos que lo llevaron a empezar a escribir, de aquello que el autor llamaba “the invader, the Ugly Spirit”, y de las circunstancias que rodearon la muerte de su esposa y, posteriormente, la de su hijo, no entenderá una mierda. Y, aunque el tema definitivo sea el rechazo de la violencia, el mostrar la guerra como es, totalmente desprovista de gloria y romanticismo, al final tenía que volver a joderla a lo grande. Me cago en su puta calavera. Copón.

Zero.
Edición original: Image Comics 2013-2015.
Guión: Ales Kot.
Dibujo: Michael Walsh et al.
Color: Jordie Bellaire.
Traducción: Guillermo Ruiz Carreras.
Realización: Juli Cases, Esteban Carmona, Marc Viaplana, Dolores Faraco, Pablo Esguevillas, Francesc Martínez.
ECC Ediciones 2014-2016.