El agua se filtra bajo los bosques y fluye entre las hojas caídas y la hierba verde. Corre por los frondosos árboles mojando la tierra y empapándola de un rico olor a humedad fresca. Es una corriente subterránea vital e insospechada. Debajo de un viejo chismoso hay un desarmante sentido común y un profundo conocimiento del ser humano. Debajo de un rostro imperturbable no hay un hombre indiferente sino dolor, pasión y tragedia. Debajo de una mujer fuerte hay un cansancio insoportable, demoledor, que pide a gritos la rendición. O dejarse llevar y terminar con todo de una vez. Vemos lo que queremos ver. Queremos que nos digan lo que queremos oír. Preferimos que nos mientan. Las mentiras agradables nos gustan más que la verdad. Y las mentiras siempre revelan la debilidad de quien las dice y de quien las escucha. Todo esto y mucho más.

El manga alternativo está ofreciendo grandes satisfacciones a los amantes del seinen, y más si viene publicado por finos orfebres como es el caso. Así, historias que en manos poco competentes se quedarían en poco menos que melodramas de sobremesa, se transforman aquí en retazos de la vida y de sus sentimientos, poblados con personas de verdad con diálogos de verdad, reacciones de verdad y gestos de verdad. Milky Way, pequeña editorial asturiana muy a tener en cuenta, se apunta otro tanto con este delicioso tomo autoconclusivo. Una edición preciosa con una traducción exquisita que dice mucho del conocimiento de su artífice acerca de la sociedad nipona, a pesar de sus habituales localismos puntuales.

Undercurrent.
Edición original: Kodansha 2005.
Guión y dibujo: Tetsuya Toyoda.
Traducción: Marc Bernabé.
Rotulación: Acrobat Estudio.
Milky Way Ediciones 2015.